Partido Revolucionario de los Trabajadores
Por la Revolución Obrera, Latinoamericana y Socialista "El deber de todo revolucionario es hacer la revolución" (Ernesto Guevara)

Tamaño de texto + /08 de Noviembre 2022

NACIONAL

UNIDAD DE LOS TRABAJADORES Y AL QUE NO LE GUSTE…

La crisis de superproducción atraviesa el mundo. La burguesía sortea el problema aplicando una inflación generalizada y el ajuste contra los pueblos, lo que inevitablemente genera el terrero de la protesta social. Ante tal coyuntura, Argentina no puede escapar a las contradicciones inherentes al sistema capitalista: el gobierno nacional gestiona la inestabilidad económica del país bajo varias premisas. La primera es sostener el pago de la deuda ilegal acordada con el FMI con un paquete de recortes sumamente impopular (1). La segunda premisa es administrar las reservas del Central para no quedarse sin fondos dando concesiones a los sectores más concentrados de la economía (2). Por otro lado, para compensar el descontento social, el oficialismo reparte pequeñas migajas con la idea puesta en las próximas elecciones.

La reunión de Massa con el FMI y el BID son una muestra palpable de la decisión política de mantenerse atado a la burguesía financiera imperialista (3). Los créditos que el superministro de Economía consiguió son un paliativo momentáneo para un gobierno que tiene poco margen para conseguir dólares. Si en los 90 el peronista Carlos Menem vendió toda la infraestructura productiva del Estado para hacerse de dólares, hoy la gestión del Frente de Todos ofrece los recursos naturales del país al mejor postor. En ese aspecto, Sergio Massa, cara visible del ajuste, celebró la negociación con el Club de Paris. Paradójicamente para el oficialismo es un orgullo “honrar” la deuda con los parásitos financieros mientras a nosotros nos aprietan con  las subas de tarifas. El pago de la deuda es violencia sobre el pueblo (4 y 5).

Como señalamos anteriormente, la inflación sigue repercutiendo en la mesa de todos nosotros (6). Los alimentos y productos de primera necesidad son cada día más inaccesibles para una parte importante de los trabajadores y desocupados. La política de “precios cuidados” es ineficaz para solucionar el problema de la puja especulativa por las ganancias que se llevan los monopolios. Ni siquiera el “castigo” de las multas puede poner a raya la voracidad de las patronales que remarcan precios bajo cualquier excusa o, directamente, esconden la mercadería a la espera de nuevas subas (7). La clase dominante aprovecha el poder que tiene para fijar los precios de todo lo que los trabajadores necesitamos para nuestra vida. Los grandes grupos de poder mienten descaradamente cuando afirman en sus coloquios que hay que “ceder para ganar”. Ellos nunca ceden en nada pero exigen que los trabajadores no pretendamos disputarles nada. Esa es la violencia de un régimen en el cual los explotadores imponen sus intereses. La  INFLACIÓN ES VIOLENCIA SOBRE LOS TRABAJADORES (8 y 9).

En otro orden, el triunfo del SUTNA demostró la importancia de luchar unidos (10 y 11). La fuerza y determinación de los obreros del neumático que resistieron a la patronal y a las amenazas del superministro de Economía marcaron un punto de inflexión en el conflicto (12). La unidad de clase y la solidaridad que recibieron los trabajadores por parte de amplios sectores, incluidos las bases peronistas fue, entre otras cosas, lo que determinó la victoria. No es casualidad que la primera víctima política fuera el propio ministro de trabajo Claudio Moroni (13) por su incapacidad para quebrar la resistencia del SUTNA. Por otra parte, la protesta del neumático tuvo un efecto positivo (14) hacia el resto de los trabajadores de los grandes gremios: la dirigencia sindical de Camioneros y otros apretaron el acelerador de las cláusulas gatillo para recomponer el poder adquisitivo perdido ante la posible rebelión de las bases (15 y 16).

En ese sentido, el gobierno nacional tomó nota rápidamente luego del conflicto del neumático. Para contener la movilización de los trabajadores y de los movimientos sociales, Sergio Massa presentó una serie de medidas destinadas a calmar las aguas. Ese es el fundamento del bono 50 mil pesos destinado a los sectores populares como el “proyecto” de un aumento por única vez para los trabajadores en general. También decidió modificar el mínimo del impuesto al salario mal llamado impuesto a las ganancias. En el fondo, el Frente de Todos necesita recuperar el apoyo y la legitimidad de su base electoral que viene cuestionando por lo bajo la política económica del oficialismo (17 y 18).

En otro aspecto, la votación del presupuesto en diputados dejó al descubierto todas las miserias de los partidos del sistema (19). Las idas y vueltas en torno a la aprobación del manejo de los fondos estatales se convirtieron en la comidilla de los medios hegemónicos. En lo que estuvieron de acuerdo tanto el Frente de Todos como Cambiemos fue en aprobar un presupuesto de enormes recortes en áreas como educación, salud, ambiente y desarrollo social entre otros. No hay grietas entre unos y otros cuando se trata de achicar derechos sociales. Tampoco hay diferencias para eliminar recursos de nuestros jubilados o desfinanciar necesidades populares como la falta de vivienda y trabajo. La aprobación del presupuesto es el plan del FMI que los partidos mayoritarios del Congreso apoyan a rajatabla (20).

El tema que tuvo mayor relevancia fue la negativa a cobrarle el impuesto a las ganancias al poder judicial. La mayoría de Cambiemos y algunos sectores del Frente de Todos defendieron sin ningún tapujo los privilegios de la casta judicial. Mientras a los trabajadores les descuentan el salario como si la riqueza que producimos fuera ganancia, a los jueces no les tocan ni un peso. Una infamia que muestra que bajo la democracia burguesa, la justicia tiene la protección de la clase a la que representa (21 y 22).

Como mencionamos anteriormente, la puja electoral se recalienta en los partidos burgueses. Por un lado, la interna del peronismo quedó expuesta en los diversos actos realizados por el día de la Lealtad (23). La “pelea” entre el sector del sindicalismo kirchnerista y La Cámpora contra los gordos de la CGT, que se apegó al movimiento Evita, evidenció la disputa feroz al interior de la alianza de gobierno por el reparto de candidaturas (24 y 25). A medida que se acerquen las elecciones, el enfrentamiento dentro del peronismo por la hegemonía de la conducción será más abierta. Nadie quiere bajarse del barco electoral ni regalar ningún espacio de poder (26). No deja de ser llamativa la intención de algunos gobernadores y voceros del kirchnerismo que abogan por cancelar las próximas PASO como una forma de reorganizar al peronismo bajo su conducción. Por ahora, el silencio del presidente Alberto Fernández y del candidateable Sergio Massa hace ruido. Hay silencios que aturden… (27 y 28)

Por otro lado, la interna electoral explica los últimos cambios de gabinete. La salida de Ferraresi del ministerio de Hábitat para mantener el bastión kirchnerista de Avellaneda o la renuncia de Zavaleta en Desarrollo Social -incapaz de manejar el conflicto con las organizaciones piqueteras- para defender su pago del avance de La Cámpora son parte del juego de intereses del Frente de Todos. La tensión por sostener el piso propio de votantes y no perder el control de los territorios ante unas elecciones que se avecinan adversas son los motivos que empujan a las facciones del peronismo a jugarse el todo por el todo (29 y 30). En los últimos días, las diatribas del heredero Máximo contra el presidente, los cantitos en clave reeleccionista hacía Cristina, las respuestas filosas del alfil Aníbal Fernández y las declaraciones cruzadas  avivaron el circo electoral del Partido Justicialista.

También la oposición de Cambiemos empezó la carrera por las candidaturas. En este caso, es notable el cambio de situación que se produjo dentro del PRO, que pasó de la homogeneidad de la época triunfal de Vidal, a la división actual. Las diferencias amenazan con debilitar la “unidad” de la oposición, lo que perjudicaría su capacidad para enfrentar al peronismo en las elecciones. Desde la munición gruesa que disparó Manes contra el PRO y el fuego cruzado que recibió desde el radicalismo y Macri, lo cierto es que el Partido Militar tiene divergencias muy profundas. Ya sea Vidal (31), Bullrich, Larreta, Macri o Morales (32) ninguno renuncia a probarse el traje de candidato presidencial. Como si fuera un reality show, todos se apuñalan por la espalda y se muestran los dientes en Juntos por el Cambio. El individualismo de cada candidato que puja por su propio espacio es síntoma de la descomposición de la oposición. El odio entre unos y otros pasó de los discursos provocadores, a las amenazas directas al mejor estilo mafioso: el ejemplo de Patricia Bullrich pretendiendo resolver las diferencias partidarias a las piñas es una muestra del nivel de violencia que destila el fascismo local (33). Entre Milei, Macri, Bullrich y Berni sobran fascistas para elegir en las próximas elecciones. La “pelea” enconada de la oposición significa una ampliación de oportunidades para el oficialismo. A rio revuelto ganancia de  pescadores…

Más allá de las apariencias con las que encubren su profundo odio de clase, los trabajadores debemos tener claro que el programa político de Cambiemos es un ataque directo a todas las conquistas y derechos del pueblo. El plan del PRO se puede sintetizar en ajuste, reforma laboral, quita de subsidios y planes sociales, devaluación, dolarización de la moneda y la militarización de la sociedad. Es nuestra tarea exponer y denunciar la política antipopular de Macri, Larreta y compañía pues el enemigo de clase utiliza muchas tácticas para ocultar sus verdaderos intereses. En un contexto de creciente hastío y desencanto de amplios sectores sociales que tienden peligrosamente hacia la fascistización, el partido militar aprovecha ese apoyo social para encaramarse en el poder (34).

En la misma sintonía y de la mano del ministro de Seguridad Aníbal Fernández, el oficialismo pegó un peligroso viraje hacia la derecha para decepción y rechazo del peronismo progresista: la decisión de utilizar el Comando Unificado de seguridad federal para allanar, detener y secuestrar a mujeres de las comunidades mapuches en Villa Mascardi es una muestra de cómo el gobierno “nacional y popular” defiende los privilegios de la clase dominante (35). Como habíamos previsto, tras la renuncia de Magdalena Odarda de la Secretaría de Asuntos Indígenas, los gobernadores  patagónicos no vacilaron en avanzar contra los pueblos originarios con el aval de la Casa Rosada. El operativo de seguridad de Aníbal Fernández generó malestar y críticas por parte de organismos de DDHH cercanos al Frente de Todos. La divergencia en el seno del gobierno culminó con la renuncia de Elizabeth Gómez Alcorta al ministerio de la Mujer en repudio al accionar de las fuerzas represivas apañadas por el gobierno nacional (36 y 37), un verdadero papelón.

En conclusión, el gobierno de la clase dominante ha cedido temporalmente otorgando mínimas concesiones económicas a los trabajadores. Es un síntoma de debilidad política frente a la incipiente señal de unidad del pueblo. La lucha victoriosa del SUTNA nos muestra el poder de la clase obrera cuando golpea firme y unida como un puño, algo que inquieta e incomoda a los dueños del poder. Por eso sigamos trabajando con paciencia, bregando por construir lazos que unifiquen por abajo a los que luchan, a quienes no tienen nada que perder salvo las cadenas. Con determinación y sin egoísmos seamos capaces de encontrar puntos comunes que den solución a las necesidades insatisfechas del pueblo. Forjemos la unidad política de los trabajadores contra el verdadero enemigo: la burguesía.

  • Ruptura de los pactos políticos, militares y económicos con el imperialismo.
  • Hermandad latinoamericana.
  • Defensa de las garantías constitucionales.
  • Derecho al empleo, a la vivienda, a la educación y a la salud.
  • No a los despidos y suspensiones.
  • Aumento de salarios.
  • Derogación del impuesto a las ganancias.
  • Derogación de la Ley Antiterrorista.
  • Desmilitarización de las fuerzas de seguridad.
  • No al tarifazo.

 ORGANIZARNOS ES AVANZAR HACIA LA REVOLUCIÓN

Notas:

  1. https://www.dataclave.com.ar/
  2. https://www.ambito.com/
  3. https://www.pagina12.com.ar/
  4. https://www.telam.com.ar/
  5. https://www.ambito.com/
  6. https://www.pagina12.com.ar/
  7. https://www.pagina12.com.ar/
  8. https://www.pagina12.com.ar/
  9. https://www.pagina12.com.ar/
  10. https://www.telam.com.ar/
  11. https://estadodealerta.com.ar/
  12. https://www.serindustria.com.ar/
  13. https://www.ambito.com/
  14. https://www.ambito.com/economia/
  15. https://www.ambito.com/politica/
  16. https://www.telam.com.ar/
  17. https://www.pagina12.com.ar/
  18. https://www.ambito.com/economia/
  19. https://www.argentina.gob.ar/noticias/
  20. https://www.perfil.com/noticias/
  21. https://www.tiempoar.com.ar/
  22. https://www.pagina12.com.ar/
  23. https://www.pagina12.com.ar/
  24. https://www.telam.com.ar/
  25. https://www.pagina12.com.ar/
  26. https://laletrachica.com.ar/  
  27. https://www.perfil.com/noticias/
  28. https://ip.digital/
  29. https://www.dataclave.com.ar/
  30. https://www.pagina12.com.ar/
  31. https://www.ambito.com/politica/
  32. https://www.ambito.com/
  33. https://www.telam.com.ar/
  34. https://www.pagina12.com.ar/
  35. https://www.telam.com.ar/
  36. https://agenciatierraviva.com.ar/
  37. https://www.anred.org/